Las técnicas naturales que aplicamos no sústituyen, ni excluyen la atención o el tratamiento médico o farmacológico convencional prescrito por profesionales sanitarios.